lunes, 25 de septiembre de 2017

Borges y los laberintos. Una lectura espiritual.

Resultado de imagen para laberintos antiguos simbolos

¨El símbolo del laberinto procede de la tradición clásica de los laberintos cretenses. Tiene un significado mágico, metafísico, como podría serlo el área de encuentro consigo mismo, un espacio místico, desconocido.

A Borges le atrae el símbolo del laberinto porque es éste un lugar contradictorio, en el sentido de que suscita un interés ya que esconde y aprisiona y porque, a pesar de ser una construcción humana, parece hecha por Dios. En este sentido, resulta interesante señalar que los personajes borgeanos perecen dentro de su propio laberinto.

El mundo que presenta en muchos de sus cuentos es caos, es desatino. Estos laberintos que aparecen y que pueden ser temporales, espaciales o retrospectivos son metáfora de otro laberinto más amplio y también inescrutable: el Universo. El laberinto será, entonces, el origen de alfa y omega, el caos del mundo, la prisión en la que el alma se encierra. A veces, estos laberintos poseen un patio central que tal vez simbolice el núcleo de la vida humana. El objeto del hombre es llegar al centro del laberinto pero, al mismo tiempo, esto no tiene sentido porque llegar al centro y ser capaz de entender, entender todo, es morir. Tal vez en el momento en que llegamos al centro llegamos por fin a la comprensión final, al agotamiento de las innumerables preguntas que la vida suscita, pero, en esos momentos, la comprensión ya importa poco pues ya no vivimos. Como aparece en el poema titulado “Laberinto”:

No habrá nunca una puerta. Estás adentro
Y el alcázar abarca el universo
Y no tiene ni anverso ni reverso
Ni externo muro ni secreto centro.
No esperes que el rigor de tu camino
Que tercamente se bifurca en otro,
Que tercamente se bifurca en otro,
Tendrá fin. Es de hierro tu destino
Como tu juez. No aguardes la embestida
Del toro que es un hombre y cuya extraña
Forma plural da horror a la maraña
De interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
En el negro crepúsculo la fiera.

La palabra procede del griego laberhnth, que significaba el principio de las ruinas, los corredores, de un lugar construido especialmente para que la gente se perdiera en él¨.
                                                                 Isabel Noguera Vivancos

Resultado de imagen para laberintos antiguos simbolos

Dentro de la meditación, un mandala es un laberinto al que se entra de una manera y se sale de otra. Esa transfiguración metafísica del conocimiento interior, hace del laberinto mandálico una puerta enigmática hacia el despertar. 

Al estar en el centro del laberinto, encontramos lo áspero e incierto del sentido de la existencia. Y es ahí cuando el miedo a no poder encontrar la salida del laberinto , ensombrece la mirada de quien se ha perdido.

Quién será el arquitecto de nuestros pasadizos inescrutables? 

Nos llevará la vida descubrirlo y quizás habremos fallado en la salida.

No será tarde. 

Será el momento real en el que se desintegre la pregunta

y decidas SALIR hacia ADENTRO.

Adriana Paoletta




No hay comentarios: